Sobre Mindfulness

Mindfulness ha sido traducido al español en diferentes formas como “atención plena” o “conciencia plena”. Por ello, se trata de estar consciente en el momento presente. Comprender aquello qué sucede desde un punto de vista amable y abierto.  Es decir, sin juzgar, ignorando las cosas y dejándose arrastrar por todo el ajetreo del día, estar presente, en ese momento.

Mindfulness permite reconocer lo que está sucediendo mientras está sucediendo, aceptando el fluir de la experiencia que se está dando. También mantener la atención en el momento presente implica observar los procesos y estados mentales perceptibles, las emociones, los pensamientos e imágenes que son el contenido de la mente en ese momento.

Uno de los autores más importantes sobre Mindfulness es Kabat-Zinn, quien afirma que la práctica no depende de ninguna ideología ni creencia específica, por lo que sus beneficios son accesibles para cualquiera que quiera probarlos.

Es importante saber que el estado de Mindfulness o atención plena tiene dos funciones complementarias. Por una parte, informar lo que está pasando en el campo perceptual, es decir, nos advierte de lo que está presente en nuestra mente en cada momento. Y por otra parte, informar de lo que debe de estar presente en la mente de acuerdo al contexto de la situación presente.

Es por esto que estas dos relaciones están íntimamente relacionadas con los siguientes  componentes de Mindfulness:

  • Mantener la atención en la experiencia presente: autorregulación de la atención. Por una parte, se trata de observar manteniendo una atención sostenida. Y por otro lado, se trata de la habilidad de regresar a la experiencia cuando la mente se distrae. Por tanto, de lo que se trata es de lograr una aproximación experiencial a los pensamientos, sentimientos y sensaciones que surgen, lo cual llevará a una persona a actuar con conciencia.
  • Mantener una actitud de curiosidad, apertura y aceptación hacia la propia experiencia. Esta actitud facilitará la orientación deliberada de la atención a lo que se está viviendo, independientemente de la naturaleza de dicha experiencia. Es decir, en vez de jugar la experiencia interna que se observa, se tratará de describir dicha experiencia y dejarla pasar. En conclusión, en lugar de quedarse “enganchado” a la experiencia interna y reaccionar a ella de forma no consciente, se trata de describirla, de aceptarla tal y como es y de dejarla pasar para seguir siendo observador consciente del momento presente.